Un paso hacia el equilibrio en diversidad

17 de Diciembre 2014

 

La revolución online, los cambios demográficos, los nuevos modelos de familia, la crisis económica, la menor renta disponible, el aumento del paro y la psicosis ahorradora… han generado nuevos hábitos de consumo entre los españoles de toda edad y condición. Hoy ganan terreno personalidades menos predecibles, más selectivas, exigentes y racionales, y con clara tendencia hacia los productos ecológicos, saludables y frescos. Esta  realidad social ha obligado a los responsables de los grandes grupos de distribución a pensar e implantar nuevas estrategias enfocadas a conocer a sus clientes y a acercarse a ellos a través de soportes on y off-line para satisfacer sus expectativas de consumo y lograr su fidelidad.

 

De todos estos cambios entre los consumidores, y de sus consecuencias para el negocio, hablaron largo y tendido tres expertas en el mercado de la distribución: Ana Mª Llopis, presidenta de DIA; Valérie Vendeville, miembro de la Dirección General de Auchan y presidenta del Accionariado del grupo Auchan (AlCampo), y Mar Gallardo, socia y miembro del Comité de Dirección de PwC. Tres profesionales de recorrido, mujeres con cargos ejecutivos y alta responsabilidad, que no recurrieron a hacer gala de su género para explicar sus estrategias, retos y logros, ni para dejar patente su compromiso con la igualdad. Podría tratarse de otro cambio, esta vez de estrategia, si no fuera porque su auditorio, diverso tanto en género como en edad e incluso en origen geográfico, tampoco necesitó aludir al sexo de las ponentes o de los consumidores para participar en este debate sobre los nuevos perfiles de compra.

 

Falta mucho camino por recorrer y es evidente que  las mujeres todavía son minoría en los cargos ejecutivos de las grandes empresas. Pero hay sectores, como el de la gran distribución en este caso, en el que la preciada normalidad se va instalando tanto en la forma de mirar a sus clientes como entre sus gestores, elegidos entre los mejores profesionales, sin hacer distingos por su sexo, edad o condición; sin prejuicios de género, raza, religión o estado civil.

 

En la gestión del talento, las estrategias óptimas varían, pero el sentido común de las personas, su preparación académica, la experiencia adquirida y su saber hacer son un claro factor de avance hacia el equilibrio en diversidad.

 

María Luisa Atarés

Add Talentia